Medidas complementarias adoptadas en alquileres vivienda

A continuación ampliamos la información relacionada con las medidas urgentes complementarias referentes al alquiler de viviendas, que recoge el  R Decreto Ley 11/2020, de 31 de marzo  en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19

Bloque de Medidas

El primer bloque de medidas tiene como objetivo apoyar a las personas que no puedan pagar sus alquileres por encontrarse en situación de vulnerabilidad por el COVID-19 y no tengan alternativa habitacional.

  • Se suspenden los desahucios durante seis meses desde la entrada en vigor del Estado de Alarma.(art.1)
  • Se implanta la renovación automática de los contratos de alquiler que venzan en los próximos tres meses a la entrada en vigor de esta norma. Esta prórroga será de seis meses y en ella se mantendrán los términos y condiciones del contrato en vigor. (art.2)
  • Moratoria de alquileres de Vivienda Habitual para personas en situación de vulnerabilidad. (art.3 y 4)

1. Personas en situación de vulnerabilidad (art 5)

Para tener dicha condición deben cumplir los dos requisitos siguientes:

  • Personas en situación de desempleo, ERTE o haya reducido su jornada por motivo de cuidados. en caso de ser empresarios, u otras circunstancias similares que supongan una pérdida sustancial de ingresos (no alcancen los ingresosde los miembros de la unidad familiar en el mes anterior a la solicitud de la moratoria
    • Límite de 3 veces el IPREM
    • Se incrementa por 0,1 por cada hijo o persona mayor de 65 a cargo.
    • Si es monoparental por 0,15 por cada hijo.
    • Límite 4 veces IPREM en caso de miembro con discapacidad 33
    • Que la RENTA más gastos y suministros, resulte superior al 35% de los ingresos netos del conjunto de los miembros de la unidad familiar.

No se entenderá que concurren los supuestos de vulnerabilidad económica a consecuencia de la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 cuando la persona arrendataria o cualquiera de las personas que componen la unidad familiar sea propietaria o usufructuaria de alguna vivienda en España.

Se considerará que no concurren estas circunstancias cuando el derecho recaiga únicamente sobre una parte alícuota de la misma y se haya obtenido por herencia o mediante transmisión mortis causa sin testamento. Se exceptuará de este requisito también a quienes, siendo titulares de una vivienda, acrediten la no disponibilidad de la misma por causa de separación o divorcio, o resulte inaccesible por razón de discapacidad de su titular o de alguna de las personas que conforman la unidad de convivencia.

Se establece una distinción según el tipo de arrendador (propietario):

 

2. Gran Tenedor de Viviendas (posea más de diez inmuebles)

Opción del Arrendador:

  1. Quita del 50% durante el Estado de Alarma y siguientes con un máximo de cuatro meses.
  2. La moratoria en el pago de la renta se prolongará mientras dure el estado de alarma o mientras persista la situación de vulnerabilidad, con un máximo de cuatro meses. Una vez superada dicha situación, el inquilino devolverá la cuota o cuotas no pagadas a lo largo de un periodo no superior a tres años, sin que pueda aplicársele ningún tipo de penalización ni intereses. Siempre dentro del plazo de vigencia del contrato.

Acreditación documental de las condiciones ante la Arrendadora:

  • Desempleo. Certificado de la entidad gestora de las prestaciones.
  • Cese de la Actividad por cuenta propia: mediante certificado de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria.
  • Número de personas que habitan:
    • Certificado Empadronamiento de las personas que habitan en la vivienda..
    • Declaración de discapacidad.
  • Titularidad de los bienes de los miembros: Nota Indices del Registro Propiedad.
  • Declaración responsable del deudor conforme cumplen con los requisitos exigidos en este Real Decreto.

La falta de alguno de los documentos referidos, podrá ser sustituido mediante una declaración responsable que incluya la justificación de los motivos que impiden tal aportación. En dicho caso, después de finalizar el estado de alarma, dispondrá de un mes para la aportación documental que no haya facilitado.

3.  Propietarios que No son Gran Tenedor (10 o menos viviendas)

  • Se regula la moratoria para el caso en el que el arrendador no sea un gran tenedor de inmuebles, En estas circunstancias, el inquilino, siempre que se encuentre en situación de vulnerabilidad, podrá solicitar un aplazamiento en el pago de su renta. El arrendador tendrá siete días para aceptarlo, proponer una alternativa o rechazarlo.
  • En el caso de que no haya un acuerdo, el inquilino tendrá acceso a un programa de ayudas transitorias de financiación a coste cero con aval del Estado. El inquilino podrá solicitar un crédito finalista, directamente pagado al arrendador, por importe de hasta seis mensualidades de la renta de alquiler, a devolver en un periodo máximo de diez años. Este crédito no tendrá interés, será concedido por las entidades de crédito y contará con el aval del Estado, a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que firmará el correspondiente acuerdo con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

4. Para personas que tengan problemas más permanentes para el pago del alquiler, se establece también un nuevo programa de ayudas directas al alquiler sobre vivienda habitual y que podrán ser añadidas a las citadas anteriormente.

La norma incorpora un programa específico para víctimas de violencia de género, personas sin hogar y otras especialmente vulnerables, a fin de dotarles de una solución habitacional inmediata. Se establece una ayuda de hasta 600 euros al mes, que puede elevarse en casos justificados hasta 900 euros, siempre con un límite del 100% de la renta del inmueble. Y se añaden otros 200 euros para la atención de los gastos de mantenimiento, comunidad y suministros básicos, con un límite del 100% de los mismos.

No dude en contactar con el nuestro equipo si necesita mas información.